Little Nightmares es una mezcla de Puzles y Terror hechos de una manera fantástica. Su estética sombría y tenebrosa, da la sensación de que estas en constante peligro, pero a diferencia de otros juegos de terror, Little Nightmares no recurre al típico “susto repentino” ni nada por el estilo, al contrario, generalmente es todo lo contrario, pues normalmente sabemos dónde está el peligro, nuestros enemigos y los personajes malos están casi siempre visibles y nos dan una idea de lo que harán con nosotros, el juego trata mucho más de que estos personajes no sepan dónde está el protagonista y así salvar del peligro.

Little Nightmares, como su nombre lo implica es un juego corto, pero es toda una experiencia. El tiempo de juego está claramente optimizado, dejando un poco de lado las largas historias con diálogos y textos, en favor a la experiencia de juego, desde el primer momento tu objetivo es claro, escapar a como dé lugar del mas tenebroso lugar que hayas visto. Nada esta explícitamente explicado pero las motivaciones de los enemigos y el objetivo del jugador, están claramente expresados en la ambientación y estética del juego, algo que muy pocos juegos logran hacer de manera exitosa, Little Nightmares lo hace sin esfuerzo alguno.

La estética es una de las mayores fortalezas de Little Nightmares, te mantiene inquieto y con ganas de continuar adelante durante toda la aventura, y a falta de una historia narrativa, todas las preguntas y respuestas que obtendremos se darán directamente desde la deducción y las pistas que nos darán durante la aventura por medio de escenas e imágenes que veremos de fondo, es decir, la estética no se utiliza solo como un método de demostrar lo raro y perturbador que puede ser el mundo de Little Nightmares, sino que además, debemos estar atentos a encontrar pequeños fragmentos que nos llevaran a teorizar sobre lo que está ocurriendo y porque.

Dicho esto, este también puede tomarse para algunos como una desventaja puesto que durante la aventura nunca hay nada concreto, nunca te dirán explícitamente “Esto es lo que pasa” y, por otra parte, jugadores más distraídos pueden simplemente no ver las pistas y nunca darse cuenta de los detalles de la aventura. Aunque este punto es solucionable con los millones de páginas y teorías que circulan por internet.

Little Nightmares es un grandioso juego lleno de rarezas en un mundo igualmente raro, el único punto negativo es que al terminar el juego, dan ganas de tener más, de continuar con la aventura, y por esta razón es que también uno vuelve a jugar por segunda vez para fijarse más en las pistas y detalles que el mundo tiene para ofrecer y es que simplemente el mundo de Little Nightmares es digno de visitar aunque la aventura sea corta y te deje con gusto a mas, su estética e incertidumbre  vienen de un mundo que yo pensaba extinto después de la decaída de Tim Burton.

 

 

 

Comentarios