Una versión insólita del cuento La bella durmiente

SinopsisBastan cincuenta años para que las intrigas de palacio se conviertan en un cuento de hadas repleto de conjuros, princesas malditas y castillos encantados, y eso fue lo que pasó con La bella durmiente. Bien lo sabe Elise Dalriss, una humilde anciana que durante su juventud trabajó como dama de compañía de la taciturna reina Leonore y cuidó de su hija, la princesa Rose, de quien ahora los juglares dicen que durmió durante cien años.
«¡Ja! Sería un truco realmente hábil derribar a la hija del rey con un huso y verla revivir con un simple beso. A otros con esa historia…», exclama Elise, protagonista de esta peculiar versión de La bella durmiente, una novela que está muy cerca de las debilidades humanas y muy lejos de las versiones edulcoradas del cuento. El afán de poder, las conspiraciones y el mal amor son ingredientes vitales en esta espléndida historia de mujeres que no quisieron quedarse quietas mientras esperaban la llegada del príncipe azul.

Reseña: Tenía bastantes expectativas con este libro. Se nos presenta como la verdadera historia de la bella durmiente y me encantan las historias de princesas. El prólogo es prometedor, lo leí y me atrajo a saber más, pero lamentablemente la 9788426401403historia no logró cautivarme.

El libro comienza con una anciana contando una historia a su bisnieta. Esta anciana es Elise, la protagonista del libro. Ella nos narra lo dura que fue su niñez, vivía en un hogar humilde junto a sus hermanitos, su madre y su padrastro. Siendo aún joven, su madre y sus hermanitos mueren de viruela, desde ese momento la vida de esta chica cambiará para siempre. Siguiendo las indicaciones de su madre, ella busca trabajo en el palacio, rápidamente es aceptada y su puesto va en ascenso, llegando a ser la dama de compañía de la mismísima reina.

Pero lejos de ser una historia bonita, llena de lujos y felicidad. Es una historia de odio, venganza, envidia y deshonra. Lo único que tiene de parecido a la bella durmiente es que la hija de los reyes se llama Rose y que, el día de su bautizo, es maldecida y se supone que en la cúspide de su belleza, se pinchará el dedo con una rueca envenenada y morirá.

Siento que hay muchas cosas de relleno, historias que si no hubiesen estado daría exactamente lo mismo. También hay muchas situaciones que se me hicieron muy aburridas y que se podrían haber contado en menos palabras.

Lo peor de todo es que, como es narrador protagonista, vemos todo desde el punto de vista de Elise, y ella no me agradaba para nada. La encontré mala amiga, una mujer débil y fue una tortura leer todas las decisiones que ella tomaba. Sé que en esa época las mujeres no tenían mucho derecho a expresar sus opiniones pero de todas formas romper las reglas por una buena causa no hubiese estado nada de mal.

Siguiendo con los personajes, la reina también fue una decepción, era una mujer débil y manipulable, todo lo horrible que sucede en este libro es por su culpa. La única mujer que tenía claro lo que quería era la malvada tía Millicent, pero estaba loca, así que no cuenta como un gran referente femenino.

En cuento a hombres, tampoco fui cautivada por ningún personaje. El rey era demasiado blando con su esposa. El padrastro de Elise era un maltratador. Dorian era un mujeriego. Tal vez Marcus sea el único personaje valorable, ya que siempre tuvo sus ideas bien claras de lo que quería, era buen hombre, trabajador y fiel a su amor.

No encontré que fuera una historia muy novedosa, no cambió mi vida ni me dejó alguna enseñanza. Lo que me gustó, o más bien, me pilló desprevenida, fue el giro final de la historia, es bastante cruel y triste. Además no me esperaba el destino de la princesa, estuvo bien.

Si les gustan las novelas de romances medievales, donde la gente reprimía sus deseos porque todo era indecoroso e inapropiado, tal vez les guste este libro.

No es aburrido, pero tampoco es entretenido. Simplemente es un libro para pasar el rato. Una historia barata, tal como los son las teleseries.

Le di 2 estrellas en Goodreads. No me desagradó pero tampoco me gustó

Comentarios