tfios¿Quién no ha escuchado acerca de Bajo la misma estrella? El libro, escrito por John Green, es el más vendido en Chile desde hace meses y su adaptación cinematográfica está rompiendo records de taquilla en toda América, siendo que aún no se estrena en todos los países.

Tuve la oportunidad de asistir a la Avant Premiere y quiero compartir con ustedes mi experiencia. No es una reseña porque no quiero hablar sobre cosas técnicas ni nada. Simplemente quiero que se motiven y vayan al cine a verla porque para mí fue una experiencia única y me gustaría que todos pudiesen vivirla.

A grandes rasgos, la historia trata sobre Hazel Grace y Augustus Waters , dos chicos con cáncer que se conocen en un grupo de apoyo. Pero no se confundan, no es la típica historia donde tratan de que sintamos lástima por ellos y su enfermedad, sino que ellos nos enseñan que hay que disfrutar la vida hasta el último día, por más corta que esta sea. Junto con su amigo Isaac, nos mostrarán que tener cáncer no significa que no puedas disfrutar y ser feliz.

No sé si yo soy extremadamente sensible o si esta película es muy conmovedora, pero lloré de principio a fin y lo más sorprendente es que no fue una lágrima loca, sino que era llanto real. Lloré por variadas razones: la crueldad con que se tratan ciertos temas, con el sufrimiento de los personajes, en las partes de amor e incluso lloré de felicidad.

No es que la película sea una cosa completamente deprimente, de hecho, tiene bastante humor, pero es una clase de humor particular porque ellos no temen burlarse de sus discapacidades y de su estado terminal.

Me gustó esa facilidad que tiene la historia de hacerte pasar por distintos sentimientos de forma tan profunda y abrupta. Hubo muchas veces en las que me reía y lloraba a la vez, algo bastante extraño.

Las actuaciones son impactantes. Ansel Elgort es Augustus, tiene ese carisma, simpatía y alegría que hace que sea imposible no enamorarse de él y no sonreír cada vez que él sonríe. Por otra parte, Shailene Woodley  logra perfectamente esa mezcla entre fuerza y ternura que caracteriza a Hazel. También está Nat Wolff, quien a pesar de no aparecer mucho, le da el toque divertido e irónico que tiene Isaac.

Leí el libro y encuentro que la película es una muy buena adaptación, no es perfecta porque hay partes que en libro me hicieron llorar a mares y que en la película no aparecen, pero aún así es hermosa. Tiene frases que son textuales del libro y eso la hace más maravillosa y emocionante. Definitivamente Josh Boone hizo un excelente trabajo, creo que los directores que adaptan libros al cine deberían aprender de él.

Si creen que es una película de niñitas, les aclaro que están muy equivocados. Los protagonistas son dos jóvenes pero el tema a tratar es tan crudo y real que nos concierne a todos, sea cual sea nuestra edad y género. Si son lo suficientemente valientes y se decidieron a ir al cine, mi recomendación es llevar pañuelitos y chocolate.

Les dejo una de mis canciones favoritas, disfrútenla mientras yo me hago bolita y me voy a llorar

Este Jueves 12 de Junio se estrena el Chile y no me cabe duda de que le irá excelente.

 

Comentarios